Bienvenido
aurora@afdpsicologos.com
0

Desarrollo emocional de los niños

terapia_infantil_blog2

Desarrollo emocional de los niños

En AFD Psicólogos Oviedo vemos cada día el papel tan importante que juega para nuestros niños gozar de un buen desarrollo emocional. Se ha prestado siempre mucha atención al desarrollo físico e intelectual de nuestros hijos. Desde que nacen, estamos muy pendientes de cómo evolucionan en los aspectos locomotores, habilidades lingüísticas, cómo es su salud física, su inteligencia, aspectos todos muy importantes en el desarrollo infantil. Cuando hablamos de desarrollo integral en un niño éste también abarca, además de los aspectos mencionados anteriormente, el ámbito emocional. El desarrollo emocional supone la construcción de la identidad propia, del autoconcepto que cada uno tiene de sí mismo, la gestión de las emociones, y cuando todo ello es positivo conduce a la obtención de la autonomía personal.

Desde AFD Psicólogos orientamos a los padres hacia las herramientas que pueden ayudarles a potenciar el desarrollo emocional de su hijo. Como decía Kant, “La disciplina nos hace seres humanos”. Entendemos disciplina en su significado derivado de “dicere”” que significa aprender. Por lo tanto, vemos la disciplina en su faceta más psicopedagógica. Y, concretamente, poner límites a los niños, como mecanismo que puede proporcionarles:

  • Seguridad y protección. Son sus figuras de referencia las que se preocupan de que no realicen conductas que puedan ser peligrosas, perjudicarles para ellos o a para otros, etc.
  • Aprender que no pueden hacer todo lo que quieren.
  • Canalizar sus emociones negativas (rabia, ira…), así como aprender las habilidades sociales necesarias para la expresión adecuada de las mismas.

Centrándonos en lo más práctico, qué conviene saber a la hora de poner límites a la conducta de un niño:

  1. Mostrar firmeza y convicción. Los padres se pondrán de acuerdo en cuáles van a ser las normas a seguir en casa por su hijo. En este sentido, es importante priorizar y tener claro cuáles son las situaciones y lo que se le va a pedir al niño.
  2. Transmitir el cumplimiento de las normas con mensajes claros y concretos. De forma que el niño sepa qué se espera de él en esa situación concreta, y cuáles serán las consecuencias de su conducta.
  3. Mantener en el tiempo el cumplimiento de las normas. Da lo mismo si la situación aparece hoy o dentro de un mes, el niño tiene que aprender que su comportamiento debe ser el que le han explicado sus padres y las consecuencias a aplicar serán las mismas.

Es muy importante tener presente que el incumplimiento de los límites no significa un rechazo hacia el niño, sino que lo que se pone en cuestión es su comportamiento. Para ello, se tendrá especial cuidado en no poner caras de desaprobación, y explicar las cosas con calma y seguridad, sin transmitir angustia o cualquier otro mensaje subliminal que el niño recibe con más carga emocional de la debida.

En AFD Psicólogos Oviedo comprobamos cada día que los niños aprenden por repetición, pero sobre todo con el ejemplo que les dan sus mayores. Por eso, acompañarles y ayudarles con paciencia en el cumplimiento de los límites favorece que los vayan interiorizando y que les sirva como herramienta en la construcción de su desarrollo emocional. En un principio se hace a través de mecanismos de control externo (instrucciones de los padres, premios y castigos) y a medida que el niño lo va interiorizando va desarrollando mecanismos de control interno. Esa disciplina enseñada por sus padres, poco a poco se va a ir convirtiendo en autodisciplina. Esto no significa que vaya a ver disminuida su libertad, al contrario, irá aprendiendo a aumentar sus mecanismos de autocontrol que son los que le van a favorecer el disponer de su propia libertad, y conquistar su autonomía personal.